Cesar Rada

Si tu suegra es un angel, eres afortunado, la mía aún sigue viva.

La buena política

“La buena política no se hace con un alma bella y nobles intenciones…

… ¿Qué era entonces la buena política? Era una partida de ajedrez bien guiada, jugada por un hombre ejercitado, avezado a los fingimientos y a las dificultades, que sabía prever las sorpresas y, de antemano, estaba preparado para el contraataque; desde los primeros movimientos, adivinaba el carácter de su adversario, sabía de qué manera jugaría y qué trampas era importante tenderle, evitando a la vez las que sin duda el otro habría dispuesto para atraparle. El buen jugador de ajedrez tenía la cabeza y el corazón fríos. En ese juego, no había que dejarse engañar ni por las argucias ni por las falsas apariencias. El único criterio de excelencia era la victoria, y si en otras circunstancias la vida podía haber fracasos sublimes más nobles que los triunfos, en el juego de la política la única excusa que daba validez al echo de haber emprendido algo era el éxito.”

Maquiavelo – Marcel Brion